PATRIMONIO

Al principio era el cerro, el agua y el monte. Era el cielo, el sol y la luna.Los pájaros ponían música al paisaje, los animales corrían libremente por el monte y la armonía era el marco de esta tierra.
El arroyo cantarino se movía entre los recovecos de la floresta, hasta llegar a la Laguna, para fundirse a través de ésta en un abrazo con el Paraná Guazú.

Palmeras, sauces, espinas de la cruz, chilcas, cina-cinas, coronillas, junto a otras especies completan el paisaje.

La región se encuadra dentro de lo que mas adelante será el departamento de Maldonado.
Los límites aproximados serían : al este la Laguna del Sauce, arroyo del Sauce y la Sierra del Cabral. Por el norte la Sierra de Carapé y el arroyo del Sauce del Solís Grande.
Al oeste el arroyo Solís Grande y por el sur el Río de la Plata desde la desembocadura del Solís hasta el arroyo del Potrero.

Es una región serrana, con un suelo muy antiguo.

Encontramos la Sierra de la Ánimas con el cerro de las Ánimas de 501 mts, considerado durante muchos años la mayor elevación del país.

La Sierra de las Ánimas se desprende de las Sierras de Carapé. De ese sistema y de norte a sur encontramos una gran cantidad de elevaciones. De los cerros mas importantes que se relacionan con esas sierras tenemos: Cerros Lagunitas, del Tigre, Cuevas Malas, Dos Hermanos, Tupambaé, Betete, de las Ventanas, Chico, de los Burros, Negro, Pan de Azúcar con 400 mts de altura, don Tío, Gigante, del Toro, San Antonio, etc.

De esas elevaciones surgen importantes valles, destacándose el del Pan de Azúcar y de las Ánimas, que dan lugar a un importante sistema hidrográfico tributario fundamentalmente del Río de la Plata.

Origen del nombre Pan de Azúcar.

El topónimo Pan de Azúcar según algunos podría derivar de la lengua Tupí guaraní: Pau-nh-acuqua o akukua que quiere decir: La alta colina.

En otro intento de explicación del origen de ese nombre, algunos han hablado de panes de azúcar o tortas dulces por la forma que presenta; pero ese no sería el origen mas aceptado.
La idea del pan de azúcar, tendría su origen en Brasil, en la época de la colonia. Ese “pao d’assucar” sería donde se depositaba el azúcar industrializado que era una construcción cónica de barro. Es decir los montículos de azúcar que se preparaban para mandar a Europa en los siglos XVI y XVII.

La primera vez que se menciona el cerro que se llamará Pan de Azúcar, es por parte de un marino de la expedición de Magallanes en el año 1520, según el prof. Agustín Beraza lo expuso en una conferencia en Pan de Azúcar en 1974 con motivo de los festejos del centenario de la fundación. (Extractado de la publicación “Entre el olvido y la historia” del prof. Enrique Marrero y Heber Cruz)

Fundada oficialmente en 1874, la ciudad de Pan de Azúcar nació en la ruta de las diligencias que iban al Este, desde Montevideo hasta el Chuy.
En el barrio La Viviana, junto a la cañada homónima, estaba una de las primeras postas. Allí se refrescaban los viajeros, cambiaban los caballos y seguían su camino.

Actualmente mantiene su importancia geográfica, ya que la planta urbana se extiende en la convergencia de varias rutas: 9, 37, 60, 93. (Fragmento extraído de Pan de Azúcar.net del prof. Alberto Vaccaro).

En la actualidad, Pan de Azúcar que cuenta con una población de unos 10.000 habitantes es una ciudad que posee características propias muy particulares.

Es una ciudad rodeada de cerros cada uno de los cuales es de por si singular.
Emplazada en un antiguo cruce de caminos es posible ir y venir desde ella a Minas, Montevideo, Piriápolis, Gregorio Aznares, Punta del Este, San Carlos, Maldonado, Rocha…Las distintas calles y caminos nos dan acceso a poblaciones cercanas como Km 110 y Nueva Carrara así como nos facilitan la llegada a las sierras, el mar, arroyos y lagunas.

PARTE DEL PATRIMONIO DE PAN DE AZÚCAR

Parroquia “Nuestra Señora de los Dolores”

Bajo la tutela de Nuestra Señora de los Dolores fue bendecida el 17 de febrero de 1877, la primera Capilla de la comunidad cristiana del pueblo de Pan de Azúcar. En ella Monseñor Jacinto Vera ofició misa, e impartió el sacramento de la confirmación.

Iglesia Nuestra Señora de los DoloresLa tarea pastoral dependía de la Catedral San Fernando de Maldonado. Siendo uno de sus referentes el Padre Pedro Podestá, al cual le suceden otros destacados sacerdotes como los Presbíteros Antonio González, Juan Mariñelarena, Vicente Petingi, Ramón Fernández, Isabelino Pérez Sierra, y el Diácono Carlos Cedrés.

Vieja Bodega – Vigencia Cultural

Miguel Ángel Bonilla, fue un espíritu inquieto, receptor de idealismos. En 1981 logró la reunión de los vocacionales y desde una lejanía indeterminada Germán Blois, que en su juventud fuera un artista incomprendido, becado dos veces a Europa sin lograr el consentimiento de su padre para viajar, donde tenía que trabajar tanto en la escultura como en el dibujo a escondidas, lo iluminó en su esposa Marita Pacheco y en su hijo Félix, para que cedieran en préstamo el viejo local donde había funcionado una bodega.

La Vieja Bodega SepiaLa reestructuración la tomó el grupo con cariño, transformándose en albañiles, carpinteros, pintores de obra. Tiempo y tiempo de tesón , buscando colaboraciones en madera, cal, pintura, apoyado por amigos que creyeron. Época difícil.

Al principio fue una autocrítica, el consejo de pintores amigos que hoy no podemos olvidar: Cesar Badin que nos donó un cuadro para obtener fondos, Wilson Amaral y Manolo Lima que nos dieron hasta sus secretos. Octubre de 1982, llega la primera muestra, ya tan lejana y tan inexperiente, pero el taller de artes plásticas, la vieja bodega, estaba en marcha. En 1983, se hace cargo desinteresadamente de la dirección del grupo, el profesor Pedro Gava. Actualmente es dirigida por el Profesor Eduardo Marcos.

Museo “Alvaro Figueredo”

Surgió durante el transcurso del año 1974 y en el marco de la conmemoración del Centenario de la ciudad de Pan de Azúcar.

Casa de la cultura y Museo Alvaro Figueredo SepiaLa Comisión del Centenario aspiraba a dejar algo permanente para el futuro de Pan de Azúcar y su comarca. Disponía de algún dinero que se había ahorrado de los festejos, y en ese momento, el Contador Dardo De León, Presidente de una Comisión de Residentes de Pan de Azúcar en Montevideo, planteó la necesidad de comprar la casa donde había nacido el gran poeta Alvaro Figueredo. Más Informacion

Museo Religioso Monseñor Jacinto Vera

Monseñor Jacinto Vera es considerado el padre de la Iglesia en el Uruguay, como primer obispo, fundador del clero nacional, organizador del laicado y de la prensa católica. Propició la llegada de congregaciones religiosas masculinas y femeninas y fomentó la enseñanza católica. Personalmente fue un gran misionero, que recorrió tres y cuatro veces todo el país, en un recorrido que se calcula de 150.000 km., en tiempos en que no había casi caminos ni puentes.

El 15 de julio de 1878 fue proclamado primer obispo de Montevideo. El 16 de diciembre de 1878 bendijo la primera piedra del Seminario Conciliar de Montevideo, encomendado a la Compañía de Jesús, que recibió sus primeros alumnos en 1880. La institución continuó posteriormente como Colegio del Sagrado Corazón, y, aparte, como Seminario Interdiocesano Cristo Rey

Museo Religioso Monseñor Jacinto Vera SepiaDurante una misión, falleció en Pan de Azúcar el 6 de mayo 1881. Sus funerales fueron la manifestación más grande de la época. En poco tiempo, por suscripción popular,se levantó el hermoso monumento funerario en la Catedral de Montevideo.

Murió con fama de santidad y fue elogiado por hombres de todas las posiciones, aún por sus adversarios, como hombre íntegro, de gran virtud, generoso, Padre de los pobres, a quienes entregaba todo lo que tenía. Fue la persona más conocida y querida por el pueblo en el Uruguay de la segunda mitad del Siglo XIX. Más información

Ahora Compártelo!