La Guardia Republicana establece una de sus bases en Maldonado

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, anunció el pasado viernes una serie de medidas que su cartera pondrá en práctica para para reforzar la seguridad en el departamento y toda la zona este del país.

Días antes, la Guardia Republicana había estado trabajando en zonas de San Carlos y la capital departamental a causa de varios tiroteos que habían causado gran preocupación. El viernes pasado, en tanto, se informó que la Guardia Republicana se va a hacer cargo de la seguridad de las cárceles y que todos los policías que trabajan actualmente en la seguridad de esos establecimientos pasarán en comisión de servicio a la Republicana.

También se anunció que la fuerza tendrá una base en Maldonado, ubicada en una residencia que hace tres años fue decomisada tras la detención de un narcotraficante mexicano vinculado al cartel de Los Cuinis, Gerardo González Valencia.

A juicio del ministro, la instalación de una base de la Guardia Republicana en Maldonado “también va a facilitar el trabajo” de vigilancia en la cárcel de Las Rosas.

Bonomi aseguró que los efectivos que ahora prestan servicios en las cárceles pasarán a integrar la Republicana, desde el punto de vista escalafonario. La resolución correspondiente ya fue signada el pasado viernes.

Táctica

Por su parte, el jefe de la Guardia Republicana, Alfredo Clavijo, adelantó que esa fuerza ya cuenta con una base en la ciudad de Chuy que está trabajando hace un año, lo que permitirá contar con “una unidad de reserva táctica”.

También tendrá otra base cercana a la ciudad de Rocha, donde hoy existe un destacamento de la Policía Nacional de Tránsito, que se mudará al antiguo peaje de Garzón. “Ahí vamos a tener otra unidad de reserva táctica, que va a estar apoyando el patrullaje en la ciudad de Rocha, en la ciudad de Maldonado, Arachania, Costa Azul”, indicó.

También se está reforzando “el personal y los recursos logísticos” que existen en la base de reserva de Gregorio Aznárez para apoyar el patrullaje en toda la zona de Solís Grande, Las Flores, Cuchilla Alta y San Luis.

El jerarca añadió que se están culminando las obras para contar con una base de la guardia en Salto. “Nos vamos a establecer en dos zonas con gran concentración de personas. Fuera de la zona metropolitana, Maldonado y Salto son las ciudades que tienen mayor concentración” de gente, agregó.

Estas bases regionales también van a servir para apoyar el trabajo que se cumplirá a nivel carcelario, dijo el jerarca.

En detalle

Clavijo dijo en declaraciones a FM Gente que “los lugares en los que nosotros estamos en los que ya ha habido un análisis y comprobadamente ha habido hechos de violencia y de acumulación de conductas delictivas… Por lo cual es necesario estar con una actitud operativa muy activa, muy en alerta y tomando todas las precauciones para los funcionarios y para cuidar a la comunidad”.

“Este tipo de registros, de chequeos, le deben dar tranquilidad a la comunidad. Nosotros estamos haciendo nuestro trabajo en un marco normativo, respetando los derechos humanos y los derechos individuales de las personas, con el mayor de los respetos, pero tratando prevenir y disuadir conductas delictivas o violentas”, explicó.

Consultado sobre si va a ser diferente la operativa en Maldonado Nuevo que en san Carlos, respondió que se trabaja en base a la información sobre la modalidad delictiva que existe en la zona “y con el tipo de compartimiento que tienen esa personas que tienen conductas delictivas”. Lo importante, en especial es si hay conductas violentas, “si se están usando armas de fuego o armas blancas o qué tipo de violencia están utilizando”, señaló.

De todos modos destacó que la especificidad de la diligencia en cada zona “está en manos de la Policía local y las áreas de investigación”, que llevan adelante las indagatorias en conjunto con la Fiscalía. “A nosotros nos compete una presencia uniformada, equipada, armada, que lo que hace es una prevención situacional de los diferentes delitos o violencia en los territorios”, concluyó.